El Alto Tribunal mediante Sentencia 346/19, de 8 de Junio, avala así la expulsión del territorio español de un ciudadano de nacionalidad belga, con origen dominicano y que residía en España desde hacía 10 años, al ser condenado por un delito de violencia doméstica por lesiones y maltrato familiar. 

 

Para el Supremo, “La gravedad de la actividad delictiva del interesado es evidente y se desprende de hechos acaecidos recientemente y que permiten calificar su presencia en España como amenaza real, actual y suficientemente grave”, ha afirmado. 

 

De este modo, “no puede prevalecer el tener arraigo en España”, frente a la comisión de tales hechos, en tanto que de ninguna manera los derechos de residencia y trabajo de extranjeros no constituyen una categoría absoluta que impida su expulsión del país. 

 

Sentencia novedosa donde las haya, pues por primera vez un tribunal español prevé la violencia doméstica como causa para la expulsión de un ciudadano extranjero. 

https://www.delgadogarrucho.com